En la región hay una gran variedad de platillos tradicionales como la barbacoa de borrego, el caldo de hongos, el mixiote de carnero y de pollo, la trucha fresca preparada de diferentes maneras, los chinicuiles, los escamoles, las enchiladas mineras, los tacos mineros, el paste y variedad en empanadas, el pan de pulque, las chalupas, la sopa de alberjón, las quesadillas de gualumbos (flor del maguey), de flor de madroño y diversas variedades de hongos, acompañadas de salsa de xoconoxtle.

Dulces como las palanquetas de piloncillo con nuez, la fruta cristalizada, las mancuernas de piloncillo, la mermelada de cahuichi (un fruto silvestre) y los cocoles de piloncillo rellenos de arroz con leche, cajeta o nata.

Entre las bebidas están los vinos, los licores de frutas y el pulque, la bebida por excelencia de los viejos mineros que se puede tomar al natural, curado con frutas o verduras, tipo chabela que es acompañado de un refresco rojo o tipo calichal, una combinación explosiva de pulque y cerveza.